60 Aniversario Seat 600 (Madrid)

domingo, 4 de junio de 2017


Después de muchos meses esperando, por fin había llegado la fecha: la tan ansiada concentración en el corazón de la capital estaba a un día. Tras dos largos días viendo que el bólido no aparecía en la lista de inscritos, y llegado el último día seguía sin aparecer, pese a que me había inscrito hacía ya siete meses, me puse en contacto con la organización vía e-mail. Mientras tanto Silvia contactó con la organización para preguntar que había ocurrido. Por suerte, tras un intercambio de correos me confirmaron que estaba inscrito, un problema en las primeras inscripciones hizo que no se registrasen. Todo estaba listo y la tarde del día anterior la dediqué a limpiar el bólido para dejarle reluciente (que falta le hacía).

Por fin había llegado la fecha, muchos meses esperando al tan ansiado 3 de Junio, cuando se celebraría la primera fiesta del 60 cumpleaños del SEAT 600. El lugar, el Palacio Real, más concretamente la Plaza de Oriente y los aledaños (luego cuento esta parte). Después de la paliza del día anterior no tenía el cuerpo para madrugar, así que a eso de las 11:30 hicimos aparición por la concentración. Tras pasar la zona de control, recibir el dorsal, la pegatina conmemorativa y una botellita de Vermut, pasamos a la Plaza de Oriente, donde nada mas llegar vimos que no cabíamos... había muy poco espacio para aparcar tantos coches, así que seguimos a los otros pelotillas a los que supuestamente la organización les había mandado a la Plaza de Opera. Allí un chico de la organización nos dijo donde aparcar.


Una vez aparcado el bólido y recogidos los bártulos, nos dispusimos a ver los coches. Allí habíamos quedado con Javi (gagillo) y María para dar una vuelta. Estando por allí me encontré con viejos conocidos, entre ellos: César (Mandril), Javier (Oliva600), David (BurkeII), Jorge (Erik242), Álvaro (Var2), Mariano (mc8) y Miguel (sombra_c21). Sin contar con aquellos aficionados anónimos que reconocían al bólido y al verme cerca me preguntaban si era mío; y al responderles que sí, me felicitaban por la "máquina", me confesaban que eran seguidores del blog y que les había sido de mucha ayuda. De hecho, gracias a esos aficionados anónimos se me ha ocurrido una idea que plasmaré en los próximos días. Gracias a todos por las felicitaciones y me alegro que el blog os haya ayudado con vuestros pelotillas.


A parte de foreros y aficionados anónimos (espero que pronto dejéis de serlo 😉) algún que otro "paseante" me felicitó por el coche. Incluso mantuve una conversación con un hombre que parecía MUY interesado en comprar el bólido. Después de alagar mi "buen gusto" con la preparación, me preguntó que si estaría interesado en venderlo y le respondí con la respuesta que siempre doy: "Ni por todo el oro del mundo". Pero al verle tan interesado pensé que si le decía una cifra sería capaz de aceptarla. Ahí fue donde descubrí el aprecio que tengo al bólido, y es que no fui capaz ni de poner una cifra...


Aunque había muchos 600, eche en falta algunos modelos, como Formichettas y algún que otro modelo exclusivo. Si es cierto que hubo una SIATA pero era con base de SEAT 850, un Fiat 600, un SEAT 600 N Comercial y varios SEAT 800. Sin contar con la multitud de 600 que conozco de concentraciones de la comunidad y no vi por allí. Aunque ésto no depende de la organización, sino más bien de los asistentes. Pero si es cierto que una buena oferta hubiese atraído más público.


Como decía, el día transcurrió con normalidad, mucho calor, buena compañía, y pocas fotos (como podréis estar viendo, no estaba muy animado). Llegada la hora de comer y viendo que muchos pelotillas ya habían puesto rumbo a casa, Jorge y yo decidimos llevarnos los coches a la Plaza de Oriente donde supuestamente era el centro de la concentración. Eran las 14:30 y el hambre apretaba, así que nos fuimos dando un paseo a la Plaza Mayor a comer el típico bocadillo de calamares madrileño, que para eso estábamos en Madrid.

Después de comer volvimos a la zona de la concentración y seguimos saludando a gente y viendo coches, al ver que se vaciaba la plaza moví el coche para hacer algunas fotos con el Palacio Real de fondo, tan cerca y a la vez tan lejos.




Terminada la sesión de fotos pusimos rumbo a casa para descansar. Ya en el garaje coloqué la lona y pegué la pegatina conmemorativa de la concentración en el armario. Así terminaba la concentración del Aniversario del Seat 600 en Madrid para nosotros.

No hay comentarios