Mi opinión sobre la concentración: 60 Aniversario SEAT 600 (Madrid)

domingo, 4 de junio de 2017


Después de la crónica de la concentración, me gustaría dar mi opinión personal de lo que fue para mi la concentración del 60 Aniversario del Seat 600 en Madrid. Para mi gusto fue una concentración muy descafeinada, los asistentes nos limitamos a dejar los coches aparcados en una plaza donde no cupimos todos y donde los coches estaban muy apretados como para hacer buenas fotos.
La organización desapareció en cuanto se cerró el acceso, no hubo sorteo y nadie tenía información de la ruta ni de los pasos a seguir. Durante la concentración algunas personas se acercaron a nosotros a preguntarnos si eramos de la organización (supongo que al vernos cámara en mano), al responderles que no, me preguntaban si sabía algo del sorteo (que según tengo entendido no llegó a realizarse) o si sabía por dónde se salía o cuál era la ruta, lo mismo ocurría con el sorteo.

Soy consciente que organizar una concentración de tal calibre en la capital es muy difícil. Hablando con Miguel recordamos los impedimentos que tuvimos cuando hicimos la del 50 aniversario en Leganés, donde descartamos Madrid (y la misma ubicación para ser exactos) por el escaso espacio y la limitación para dar de comer a los asistentes. Al margen de la comida, ya que es tema de permisos porque el Ayto. de Madrid por ordenanza municipal prohíbe la venta de comida en la vía pública, se podría haber hecho un vale a canjear en algún bar de los muchos de la Plaza Mayor donde venden los bocadillos típicos de calamares. Y para aprovechar el tiempo hasta la hora de comer, se podía haber organizado una visita al Palacio Real (a escasos 200 metros), o simplemente haber contratado un par de guías a los que pagas con la voluntad, para que hiciesen una ruta a los asistentes donde enseñasen los rincones más típicos del centro de la ciudad.

Como ya he dicho, para mí fue una concentración muy descafeinada, se podría haber hecho algo más con un poco de esfuerzo y la organización dejó mucho que desear al "desaparecer" y tan siquiera llegar a celebrar el sorteo y/o la entrega de premios.
He de confesar que yo no llegué a pagar los 5 € de la inscripción, no por falta de ganas. Mi caso fue que me inscribí al principio, cuando la concentración iba a ser gratuita, pero al parecer para conseguir que la gente se comprometiese, porque el espacio era limitado, se empezó a cobrar 5€, pero de ésto me enteré el viernes como comentaba en la crónica de la concentración. El caso es que yo me inscribí cuando se iba a celebrar en la Plaza Mayor, lamentablemente debido al montaje de un escenario se trasladó a la Plaza de Oriente, creo que ésto descolocó a la organización que tuvo que "improvisar" mucho, tanto que se vio desbordada.
Personalmente no me hubiese importado pagar 10€ o algo más si se hubiese incluido la comida o una actividad cultural, al margen de las celebradas hoy con las visitas programadas (que desconozco si se han llevado a cabo).

Desconozco quienes forman parte de la organización: si un grupo de aficionados o una empresa que ha utilizado la concentración para darse a conocer, realmente me da igual. Pero creo que las cosas se podían haber hecho mejor por dos motivos, es el 60 aniversario del SEAT 600 y había tiempo suficiente para organizar algo en condiciones para que la afición quedase contenta. Y es que como dije alguna vez, la gente tiene ganas de una buena concentración en la capital. Esperemos que la de Barcelona no nos deje con tan mal sabor de boca. Aún así, me alegra haber asistido para poder sacar el bólido y volver a saludar a tanta gente conocida. También hay que decir que no siempre se puede acceder con un 600 al centro de Madrid, más como se están poniendo las cosas con el tema de la contaminación y los clásicos.

Un saludo
Chema

1 comentario

Francisco Javier Gago Arto dijo...

Estoy totalmente a favor, reconozco que por motivos personales, no soy aficionado a este tipo de eventos, ya que yo disfruto más del coche dando un paseo que aparcandolo en un sitio, y no puedo opinar, por que ni estaba inscrito, pero si que asistí y desde mi punto de vista, reconozco que fue un poco como las quedadas en la plaza del pueblo los domingos, la gente hace corrillos, toman algo y a la hora de comer se van, por que a medio día se fue bastante gente.

Me gustó el emplazamiento, pero podría haberse explotado de otra forma más vistosa. De todas formas, creo que el esfuerzo organizativo, es más que demostrado, ya que simplemente con los permisos es un lio, pero de los errores se aprende, así que supongo que la próxima será más estudiada.