#novetoclasico (Ahora en Madrid)

martes, 14 de marzo de 2017

No tenía previsto escribir nada hasta el fin de semana, pero la actualidad manda. Pensaba que no tendría que volver a tratar el tema, pero finalmente me he visto obligado porque ayer el Ayuntamiento de Madrid hizo público su Plan A. Este plan no es otra cosa que las medidas que van a aplicar para mejorar la calidad del aire de la gran ciudad (que dicho sea de paso falta hace). Bien es cierto que la calidad del aire en la ciudad no es lo más saludable que se pueda desear, de hecho desde la lejanía se aprecia la famosa boina de contaminación que luce la capital cuando no llueve.

Las 30 medidas que se llevarán a cabo están pensadas para cumplir la legislación europea y nacional en materia de calidad del aire. En primer lugar, se busca reducir la intensidad del tráfico para aumentar el espacio de movilidad para peatones, ciclistas y transporte público. Para ello, se establecerá un área de Cero Emisiones que estará delimitada por el distrito centro. Para conseguir esta zona cero emisiones se restringirán las vías de acceso a la ciudad a 70 km/h así como la M-30, de esta forma se crearán Zonas 30. El Ayuntamiento pretende ampliar la red ciclista y se crearán aparcamientos y plataformas para autobuses para acceder al centro. En la segunda parte del plan se incentivará el uso de tecnologías de bajas emisiones con vehículos eléctricos (autobuses, taxis, flotas de servicios municipales). La EMT (Empresa Municipal de Trasnportes de Madrid) contará en el 2020 con una flota de bajas emisiones y los taxis que se renueven a partir de 2018 deberán ser CERO o ECO (usando las pegatinas de la DGT).

El plan se ha dividido en dos fases, la primera fase está comprendida entre el 2018-2020, donde se incentivará las tecnologías de recarga y transporte sostenibles. Y la segunda fase es cuando se aplicarán las restricciones, es ahí donde los vehículos y coches clásicos se verán afectados. En 2020, los vehículos sin la pegatina de la DGT no podrán aparcar en el interior de la M-30 y a partir de 2025 se limitará su circulación por la ciudad. Las pegatinas de la DGT, que clasifican la contaminación de los vehículos, serán las que delimiten el acceso a la ciudad. Para el 2025 los vehículos de gasolina matriculados antes del 2000, y del 2006 para los diésel, no podrán circular por la gran urbe.

Pero no todo va a ser limitaciones y prohibiciones, se han tenido en cuenta una serie de incentivos para conseguir el objetivo. Se esta estudiando la reducción en el impuesto de circulación y el acceso libre a los vehículos eléctricos al área Cero Emisiones con aparcamiento en el SER gratuito (algo que al parecer ya se aplica). En los días de alta contaminación se permitirá circular a los vehículos CERO y ECO. Por otra parte, se bonificará el transporte público durante un tiempo al dar de baja un vehículo sin "etiquetado" de la DGT.

Las medidas contra la contaminación en las grandes ciudades están muy bien y no deberíamos tomárnoslas a la ligera, es la salud de todos y nos jugamos mucho. Es cierto que estas medidas nos asustan y no gustan a nadie, menos a los amantes de los vehículos clásicos, porque nuestros coches superan esta edad y siempre estamos en el punto de mira por ser más "viejos". Pero también es cierto que las autoridades no deberían pasar por alto el legado automovilístico español que los usuarios y amantes de los coches clásicos intentamos mantener con nuestra afición. Es por eso que últimamente las redes sociales están que arden, multitud de aficionados pedimos que no se tache a nuestras joyas rodantes como coches viejos. Pero sobre todo que tengan en cuenta que hay otras medidas a tomar (como intenta hacer el Ayuntamiento de Madrid) antes que prohibir tajantemente la circulación a vehículos con una edad superior a 20 años como en Barcelona. Porque no todo el mundo puede permitirse cambiar de coche cada X años (porque parece ser que es lo que pretenden). Porque si algo sabemos los usuarios de coches antiguos, es que lo antiguo estaba hecho para durar, cosa que por el contrario los coches modernos han demostrado que tienen fecha de caducidad.

Personalmente apoyo las iniciativas para la reducción de la contaminación y el cambio climático, donde todos tenemos parte de responsabilidad ante esto. Yo trabajo en Madrid y me cruzo la capital de sur a norte todos los días, voy a trabajar en transporte público y tardo casi una hora de ida y otra de vuelta. Creo que nos hemos vuelto muy comodones y usamos el coche para todo, preferimos meternos en un atasco de una hora para llegar al trabajo que esperar un autobús, coger el metro o el cercanías para ir a trabajar, aunque tardemos más. Pero no es cuestión de que se muevan solo los afectados, es labor de todos luchar por soluciones más fáciles de alcanzar como las que he podido leer en internet estos días: por ejemplo limitar la circulación según la terminación de la matrícula (par e impar), transporte público gratuito en los días afectados o siempre, incentivar y facilitar la homologación de vehículos impulsados por gas licuado (GLP) con la construcción de más gasolineras de este tipo combustible, hacer mas flexibles los horarios laborales, entre muchas otras... pero claro, es más fácil atacar que buscar soluciones donde todos perdamos algo.

#novetoclasico

No hay comentarios :