VIII ClassicAuto Madrid

domingo, 26 de febrero de 2017

Tres años han sido los que he pasado sin pisar ClassicAuto Madrid, la última vez fue en la edición del 2014 donde me propusieron la idea de participar en el Panda Raid, y cinco años desde que no publico una entrada sobre mi visita a ClassicAuto Madrid en el blog. Sí, ha pasado mucho tiempo y dejé de ir por algún motivo. Tras mi experiencia de este año recordé por qué no he vuelto a ir en tanto tiempo (el precio de la entrada) y por qué me pensaré mucho volver a visitar la feria en sus próximas ediciones, porque sinceramente me encuentro muy decepcionado.

El día empezó bien, el tiempo acompañaba y con las entradas en la mano, compradas previamente online por el "módico" precio de 15€ más gastos de gestión, pusimos rumbo al Pabellón de Cristal de la Casa de Campo. Cuando el tráfico de la gran urbe nos permitió llegar a las cercanías del recinto, empezamos a ver los carteles que guiaban a los clásicos al acceso del parking habilitado para ellos, según el mapa que tenía la organización habían habilitado tres aparcamientos para los clásicos. Una vez llegamos al acceso principal, un agente de movilidad nos mandó bajar la calle para incorporamos a una interminable cola de vehículos clásicos y coches modernos, que avanzaba a una velocidad realmente lenta. Ya en la cola seguimos hasta llegar al acceso al supuesto parking para clásicos, cual es nuestra sorpresa al llegar al punto de acceso (el mismo donde el agente de movilidad nos había mandado) la persona encargada de dar acceso a los clásicos nos indica que tenemos que volver por donde habíamos venido para aparcar en el parking público, el aparcamiento de clásicos estaba completo... Nuestra hora de llegada fueron las 11:00, pero Javi y María con su Mini Cooper que habían llegado a las 10:20 les habían mandado aparcar en el parking público (que afortunadamente dejó de ser de pago hace tiempo). Me fallaban las cuentas, o el parking era demasiado pequeño o había mucha gente en la feria con clásicos.

Resignado seguí por donde la "organización" me había mandado, dejando el bólido en el parking público, en lo que se puede considerar un buen sito... y es que es verdad que el 600 al ser un coche pequeño se le puede aparcar en cualquier lado. Allí conocimos a Álvaro y su novia que habían sufrido el mismo problema que nosotros con el aparcamiento, los cuales me dijeron que conocían el coche y leían el blog (desde aquí les mando un saludo y mis disculpas por no acordarme del nombre).


Al subir las escaleras para acceder a la feria me encontré con que en la calle principal, donde antiguamente podrías encontrar toda la calle llena de clásicos, no había ninguno. Es más los únicos coches que había aparcados eran los escasos coches de los clubs que habían solicitado aparcamiento. Allí estaban Javi y María que nos estaban esperando para entrar en la feria.

La feria en general seguía igual que la recordaba, tres plantas donde podías encontrar, motos, repuestos, maquetas y juguetes relacionados con la automoción, camisetas, ¿bisutería?, herramientas, lo que es una feria de clásicos. Mis expectativas no eran muchas después de lo sucedido con el parking. Cierto es que desde que terminé el coche apenas necesito comprar nada, quizá antes era mas interesante por eso mismo. Por esto este año no tenía muchas esperanzas y asistíamos por pasar el día y comprar algunas cosas, como el número especial de Autopista del 60 aniversario del SEAT 600, un SEAT 600 de TOYEKO que quería para una idea que tengo en mente, y recoger el mecanismo del limpia que compré a Francisco (Trucao600), aunque también aproveché para comprar un par de juntas de escape a mi amigo Imanol de Retrorecambio.

Hablando del 60 aniversario, en la tercera planta SEAT había expuesto un monográfico del SEAT 600 con un ejemplar de cada versión de nuestro tan querido coche, pero la organización no había hecho ni un tan sincero guiño a la celebración de su cumpleaños, por ejemplo: habilitando un parking especial para los 600 del público asistente.

Seat 600 (Normal) Seat 600 D (Descapotable)

Junto a los SEAT 600 estaban expuestos los coches con los que este año SEAT ha llevado al Rally de Montecarlo para conmemorar la mítica hazaña de 1977 donde Antonio Zanini quedó en un nada despreciable 4º puesto a los mandos de su SEAT 1430. Allí estaban el SEAT 124 Especial 1800 grupo 4 de Cañellas-Ferrate y los otros dos coches con los que SEAT participó en la pasada edición del Rally de Montecarlo Historique.


Casualmente antes de ver los coches de SEAT Coches Históricos, en el stand de Motor Clásico vimos al mismísimo Salvador Cañellas siendo entrevistado en el interior del SEAT SAVIO. En ese momento yo no tenía la cámara encendida pero Javi, que no la apaga hizo esta instantánea del momento, la cuál ha cedido muy amablemente para que la pueda publicar en el blog.

Fotografía cedida por fjgagofotografia.blogspot.com.es
Entre otras de las joyas que se podían ver en la feria estaba expuesto el Formula 1, Lyncar-Ford 006 de Emilio de Villota, al que le rindieron homenaje con una conferencia y posterior charla coloquio con los asistentes.


El resto de la feria era algo más de lo que os he detallado anteriormente, recambios, coches, motos, vehículos militares de la II Guerra Mundial. El Graham Paige de 1928 con el que una familia argentina está dando la vuelta al mundo desde hace 16 años y un mercedes limusina de seis puertas, entre muchos otros. Os dejo con una pequeña muestra de las pocas fotografías que hice:

   

Y hasta aquí mi pequeña crónica de lo que fue el VIII ClassicAuto Madrid para mí. Después de lo ocurrido con el parking y el encarecido precio de la entrada para lo ofrecido en la feria me he quedado con un mal sabor de boca. En próximas ediciones me pensaré mucho el asistir. La parte buena como siempre: la gente. Coincidir con buenos amigos, conocer a gente nueva y saludar a viejos conocidos y como no... sacar el bólido a pasear.

3 comentarios

Anónimo dijo...

Pues vaya... El reportaje no está mal; pero yo sí he visto un montón de clásicos y de los mejores, como el F1 restaurado de Villota (una pieza única y además, he podido disfrutar de verlo en persona). La verdad no entiendo tan mala impresión que te has llevado.
Los puestos son parte del salón como en muchos otros, y hay cantidad de gente como yo que asiste a estos eventos porque es de los pocos sitios donde se pueden ver piezas para clásicos, que tan poca oferta tienen.

El parking es cierto que estaba abarrotado y no seríais los únicos con ese problema, por eso he decidido ir temparno; pero eso ya no se trata del evento. El espacio es el que hay (creo que había más de un parking aparte del de clásicos y todos gratuitos)

Respecto al precio de la entrada... si pagas 10€ por entrar al cine y estar 2 horas a mi me parece mas que justo pagar 15€ y poder pasar todo el día en el salón, además teniendo en cuenta que hacer algo así no debe costar 4 pesetas, pero claro, aquí queremos las cosas a precio de "bazar chino" y luego nos quejamos.

No es un mal artículo; pero no has sido para nada objetivo, ya que a mi entender ha sido un evento estupendo y lo han mejorado respecto otros años; pero claro, para gustos...

Un saludo chema

Chema Ajenjo dijo...

Hola Anónimo,

En primer lugar muchas gracias por comentar, se agradece ver que hay gente que me lee y se molesta en dejar su opinión.

Referente al artículo, he de decir que no pretendía ser objetivo, ni mucho menos solo dar mi opinión de lo que vi en la feria. De hecho me gusta ClassicAuto Madrid porque (hasta donde recuerdo) es la única feria que se celebra en Madrid y he ido desde sus inicios. Esto no quiere decir que no me gustase, solo que me decepcionó, de hecho conozco a mucha gente que le ha gustado mucho y a otros que no tanto, pero como dices para gustos, los colores. ;)

Quiero aclarar que no he despreciado a ningún vehículo expuesto, todo lo contrario. Me gustaban todos, es más he comentado alguno que otro y me he dejado muchos. El F1 de Emilio de Villota, espectacular, como el SEAT 1430 de Cañellas y los 600 de SEAT HISTÓRICOS, sin desmerecer a ninguno de los expuestos. Únicamente los he nombrado. Lo que sí he echado en falta ha sido remarcar de alguna forma la celebración del 60 aniversario del inicio de fabricación del SEAT 600, sigo pensando que el vehículo que más contribuyó a motorizar a España debía de haber tomado un protagonismo mayor.

En cuanto al aparcamiento, no puedo decir más de lo que he comentado ya, otros años se podía aparcar en las cercanías de la entrada llegases a la hora que llegases, sin necesidad de madrugar. Quizá sea la limitación del espacio porque este año no se podía usar la zona de la Ciudad de la Seguridad, no lo sé. Solo espero que para años próximos la organización lo tenga en cuenta y habilite una única fila para el acceso al parking de clásicos o que al sacar la entrada permita registrarte con tu vehículo para poder asegurarte el aparcamiento, como por ejemplo en el Espíritu del Jarama, donde para apacar dentro del circuito había que sacar la entrada con clásico, al mismo precio (pero eso ya es otro tema).

En referencia al precio de la entrada, en pasadas ediciones (lo siento si me repito) he llegado a pagar hasta 7€, algo aceptable si solo vas a mirar o a pasar el día. Pero sigo pensando que el precio de 15€, aunque tu razonamiento es muy bueno, es algo caro si vas a solo mirar. Más caro aún si entras para comprar piezas. Entiendo que el espacio haya que alquilarlo, movilizar a mucha gente y que esto lo organiza una empresa que por supuesto tiene que sacar beneficios, pero estos precios tan elevados pueden echar para atrás a más de uno, aunque por lo que he leído no ha sido así (más cuando vas a ver algo y encuentras cosas que no esperas, como puestos de bisutería o carteras para caballeros). Utilizando el simil del cine, en ambos casos pagas tu entrada para ir a ver algo que esperas que te guste, y si no te gusta no lo recomiendas.

No desprecio en absoluto la feria ni el trabajo de los organizadores, esto es un blog personal en el que he expresado mi opinión como aficionado a los coches clásicos.

Un saludo
Chema

Francisco Javier Gago Arto dijo...

Yo por mi parte, tengo sentimientos encontrados de la feria, ya que el tema del parking, a mi entre comillas me dio igual, pero si que me gusta apracar todos los clásicos juntos, aunque no aparque nada mal.

Por otro lado el interior, lo vi muy abarrotado y con mucha aglomeración de gente, por lo que habrá tenido mucha aceptación, si no estaría vacío. Debo reconocer que no hice tantas fotos como hago habitualmente, por que no me gustaba la colocación de algunos coches, pero hay que aprovechar el espacio, eso esta claro...

Pero como dice el refrán..."Para gustos los colores y para jardines las flores"